Mostrar

Casa con núcleo prefabricado


Arquitectos:
Gerrit Rietveld y Truus Schröder

Lugar:

Año:
1929

Estado:
Proyecto

Atributos:

Tipologías:
:
Etiquetas:
:

1920-35. Prefabricación y producción en serie

Entre 1920 y 1935 hubo variadas propuestas residenciales que exploraron la prefabricación de las viviendas. De todas ellas podemos destacar las siguientes:

 

ANTECEDENTES

Henry Ford comenzó a producir automóviles de forma industrial en 1908. Cuatro años más tarde incorporó una cadena de montaje en el proceso de fabricación del modelo Ford T. El éxito fue tan aplastante que, en 1921, la mitad de los automóviles fabricados en el mundo eran Ford T.

En 1919 se funda la Bauhaus, en Weimar, con Walter Gropius como director. La escuela incorporó y asumió algunos de los propósitos del Werkbund alemán, sobre todo los referentes a que “la máquina”, combinada con las técnicas de la producción en masa, debía emplearse para desarrollar los artículos de la sociedad industrial como el mobiliario, objetos utilitarios, materiales para revestir paredes, tejidos, joyas... 

Un año después, en 1920, Buster Keaton (1891-1966) rueda, con tan solo 29 años, One week, la primera película en la que participa tanto en el guion como en la dirección. En ella una pareja de recién casados recibe, como regalo de boda, una parcela y una casa prefabricada. La casa les llega en una caja de madera, con un manual de instrucciones. Esta película fue precursora de tres conceptos arquitectónicos: la casa prefabricada, la casa remolcada y la casa giratoria.

En 1923, en EEUU, Frank Lloyd Wright planteó también una vivienda prefabricada y móvil. Era una Casa flotante para dos personas que Wright dibujó para una colonia de verano en Esmerald Bay, Lake Tahoe, California.

En 1923 Le Corbusier publica Vers une Architecture, donde afirma que “la casa es una máquina para habitar” e incita a crear el estado de ánimo necesario para la producción de viviendas en serie.

Ese mismo año se publica en alemán My life and work, el libro de Henry Ford, en cuyo prologo Ford afirma que la intención de su libro era “demostrar con claridad que las ideas que nosotros hemos empleado se pueden aplicar en todos los campos”.

En Alemania se publicaron trece ediciones en un solo año y Mies van der Rohe, sin duda influido por él, escribe, en 1924, en su artículo “Construcción Industrial”: “Creo que la industrialización de la construcción es el problema central de nuestro tiempo. Si conseguimos llevar adelante esta industrialización las cuestiones sociales, económicas, técnicas y también artísticas se resolverán automáticamente”.

La Bauhaus se contagia también de este espíritu de fabricación en serie. En 1923 su director, Walter Gropius, adopta un enfoque “constructivista” y, a partir de entonces, en la escuela se suceden numerosos proyectos de casas prefabricadas diseñadas para ser producidas industrialmente.

 

1929. Gerrit Rietveld y Truus Schröder: casa con núcleo prefabricado

El planteamiento de Mies van der Rohe en sus viviendas de la colonia Weissenhof, inaugurada en 1927, consistente en fijar únicamente un núcleo de instalaciones y dejar el resto de la vivienda variable fue recogido por el holandés Gerrit Rietveld, que en 1924 había finalizado su primera obra de arquitectura, su famosa casa Rietveld-Schröder, en Utrecht, proyectada en colaboración con su cliente: Truus Schröder.

Desde 1927 Rietveld empezó a demostrar interés por la vivienda social. Ese año publicó en la revista holandesa de vanguardia i10 su primera propuesta de una vivienda social, en la que también colaboró Truus Schröder, denominada Vivienda estándar, que difería profundamente de los estereotipos de las casas holandesas de clase media y baja. Rietveld planteaba una nueva distribución espacial, con la mayor entrada de luz natural posible. No sólo se concebía el espacio como un continuo horizontal, sino que los estratos verticales también se conectaban espacialmente. Su propuesta nacía de la idea, profundizada en proyectos posteriores, de casa recorrida continuamente por una escalera que hacía las veces de distribuidor interior, desapareciendo los pasillos.

1929. Gerrit Rietveld y Truus Schröder: Vivienda estándar

Rietveld fue un decidido defensor de la estandarización y la prefabricación, sobre todo a partir de su proyecto de un Garaje con vivienda para chófer que construyó en Utrecht en 1927.

En 1929, juntó su anhelo de prefabricación con sus ideas sobre una vivienda vertebrada alrededor de una escalera en su propuesta de Kernhuis o casa con núcleo prefabricado, desarrollada junto a Truus Schröder, en cuya casa había establecido su estudio, y presentada en la exhibición itinerante Neues Bauen que visitó Utrecht en octubre de ese año.

Rietveld y Truus concentraron la prefabricación de la vivienda en un núcleo que incorporaba los servicios esenciales de la casa: el vestíbulo (incluido el timbre y el buzón), la escalera, las instalaciones (con calefacción y aspiración), los armarios, los baños, la cocina y las puertas interiores. Una vez montado este núcleo en una parcela, el propietario podría construir, a su alrededor, en los sucesivos rellanos, las habitaciones que se deseara, del tamaño que necesitara. 

1929. Gerrit Rietveld y Truus Schröder: Casa con núcleo prefabricado

Este planteamiento de casa libre alrededor de un germen de instalaciones facilitaba mucho las transformaciones y ampliaciones futuras. Era un camino que conducía a la casa progresiva.

Aunque Rietveld continuó trabajando hasta los años 50 en esta idea de prefabricar un núcleo de servicios, nunca llegó a desarrollarlo.

Pese a ello, muchos de los grandes planes de vivienda para el tercer mundo desarrollados en los años 60 y 70 partieron de un concepto de casa ampliable similar. Por ejemplo, en la Barriada (1970), Lima, Perú, tan solo se construyeron unos pequeños núcleos de servicios. En torno a ellos, los propios habitantes eran los encargados de añadir habitaciones, a medida que sus condiciones económicas lo fueran permitiendo. 

1970. La Barriada. Lima, Perú