Mostrar

Móvil


La objeción que hiciera Momo a Atenea con respecto a su casa: que no era movible y que, por tanto, no sería posible evitar una mala vecindad.
Fábula 233 de Esopo

Una casa móvil permite a sus habitantes modificar su emplazamiento y, por tanto, variar su entorno. Es una vivienda nómada que puede trasladarse entera o desmontada, por tierra, por agua o por el aire.

Aunque en nuestra cultura la movilidad es un atributo extraño, en muchos lugares del planeta es habitual que existan hábitats móviles. En el Sudeste Asiático, por ejemplo, cientos de miles de personas viven, desde hace siglos, en casas flotantes. Las extremas variaciones de caudal que sufre el río Mekong como consecuencia de los monzones han hecho que haya pueblos enteros formados por construcciones flotantes. Esta movilidad les permite adaptar su ubicación a los cambios estacionales del rio. En Camboya, la crecida del Mekong llena cada año el lago Tonle Sap, que aumenta diez veces su tamaño. Los más de 200 pueblos flotantes existentes en el lago se desplazan, mes a mes, a medida que las aguas suben o bajan. En otros lugares como, por ejemplo, los Países Bajos, Estados Unidos o Canadá, también son habituales las comunidades flotantes.

Pueblos flotantes en río Mekong. Lago Tonle, Camboya

Asentamientos flotantes en los Países Bajos, EEUU o Canadá

En muchas culturas, la idea de vivir en un espacio que previamente ha estado habitado por extraños les parece inadecuada. En Guinea, Kenia o Vietnam, y también en muchos lugares de América del Sur, cuando cambian los habitantes de una vivienda, se destruye la antigua casa y se construye una nueva. En ocasiones, en vez de demoler lo existente, se desmonta y se traslada por partes, con la ayuda de animales, vecinos o parientes, hasta su nueva ubicación. En estos países no se construye para una larga duración, sino de una forma ligera y móvil.

La arquitectura móvil está presente en gran parte del planeta

La movilidad tampoco está reñida con la calidad ni con la comodidad, por lo que las viviendas móviles pueden ser todo lo lujosas que se quiera. Un buen ejemplo de ello es el alojamiento móvil para el maharajá de Indore, creado por Eckart Muthesius. Estaba formado por 4 furgonetas en cruz con una tienda intermedia.

Eckart Muthesius: Alojamiento móvil para el maharajá de Indore, India (1939) y Autocaravana de los años 60

Un proyecto móvil occidental y contemporáneo es esta residencia temporal destinada a los artistas invitados al Centro Nacional de la Estampación y el Arte Impreso de París. Se denomina Maison Flotante y fue concebida por Ronan y Erwan Bouroullec. La Maison Flotante está posada en el río Sena desde el año 2006. Tiene 23 metros de largo y 5 de ancho, e incorpora una terraza de 23 m². Dentro de este barco-casa, la vida y el trabajo de los artistas convergen alrededor de sus diferentes espacios, que no son ni definidos ni definitivos.

2006 Ronan y Erwan Bouroullec: Maison Flotante

Otro fantástico ejemplo, en esta caso no construido, de vivienda móvil se lo debemos a Buckminster Fuller: su Standard of Living Package (1948), el primer uso de sus famosas cúpulas geodésicas. Esta casa desmontable era un conjunto portátil de accesorios que permitían desarrollar una vida doméstica. Se almacenaban en un contenedor, y podían ser desplegados en cualquier parte, bajo una cúpula geodésica transparente, casi inmaterial, que también se llevaba, desmontada, en el propio contenedor.

1948 Buckminster Fuller: Standard of Living Package

La movilidad resulta muy interesante cuando viene asociada a la reprogramación de la vivienda. Este proyecto para el concurso Parasite en Ijburg, Amsterdam, del año 2000, divide la vivienda en dos volúmenes flotantes, con un barco de apoyo. Estos volúmenes pueden variar su situación relativa en función de las circunstancias de sus moradores. Cada situación de la vivienda indica un vínculo puntual de sus ocupantes, y crea una relación única entre la casa y el entorno. Los dos módulos también pueden separarse del todo, trasladándose a dos lugares diferentes y originando dos viviendas parciales, reprogramadas.

2000 Maccreanor y Lavington: Propuesta concurso Parasite. Ijburg, Amsterdam

Tal y como le decía Momo a Atenea en la Fábula de Esopo, la movilidad también puede servir para evitar una vecindad molesta. En el campus universitario Potteries Thinkbelt, propuesto en 1966 por Cedric Price, todas las viviendas eran móviles, por lo que podían ser recolocadas en función de las relaciones y vínculos creados entre los estudiantes que las habitaban. Esta movilidad permitía graduar el grado de independencia de cada vivienda, variando la distancia y orientación respecto a las construcciones vecinas.

1966 Cedric Price: Potteries Thinkbelt