Mostrar

Edificio de viviendas Weissenhofsiedlung


Arquitectos:
Mies van der Rohe

Lugar:
Stuttgart

Año:
1927

Estado:
Construido

Atributos:

Tipologías:
:
Etiquetas:
:

Principios del siglo XX. Planta libre y flexibilidad interior

Los experimentos de la segunda mitad del siglo XIX con las nuevas estructuras de acero y hormigón llegaron a la vivienda colectica con el cambio de siglo. Las nuevas técnicas y materiales permitían crear estructuras porticadas que liberaban los muros interiores y las fachadas de su antigua función sustentante. Este gran avance estructural dotó a la arquitectura de una nueva libertad compositiva (bautizada por Le Corbusier en 1926 como planta y fachada libre) y provocó una profunda revolución conceptual.

Mies van der Rohe (1886-1969) anticipó en 1921 el lenguaje arquitectónico que emergería de estas nuevas posibilidades estructurales en su proyecto para el concurso de un nuevo rascacielos de vidrio para la Friedrichstrasse de Berlín

En su propuesta la estructura del edificio era interior y las fachadas, libres de cualquier función sustentante, incorporaban grandes paños de vidrio, de forjado a forjado. Su proyecto era un perfecto ejemplo de indeterminación, ya que Mies pasó por alto el programa del concurso y se limitó a fijar en las plantas los espacios para la comunicación vertical e instalaciones. El resto de espacios del edificio quedaban preparados para albergar las funciones que se desearan.

1922. Mies van der Rohe. Propuestas de rascacielos de vidrio para la Friedrichstrasse de Berlín.

En 1924, el arquitecto holandés Van Doesburg, fundador en 1917 del grupo De Stijl, publica Hacia una arquitectura plástica, recogiendo sus 16 principios arquitectónicos, síntesis de De Stijl.

El octavo dice: La nueva arquitectura ha abierto las paredes y ha eliminado la división entre interior y exterior. Las paredes han dejado de ser portantes, solo son puntos de apoyo suplementarios. El resultado es una planta nueva, abierta, completamente distinta de la clásica, pues el interior y el exterior se interpenetran.

El noveno afirma: La nueva arquitectura es abierta. El conjunto está formado por un espacio, dividido de acuerdo con las diferentes exigencias funcionales. Esta subdivisión se realiza mediante superficies divisorias (en el interior) o superficies protectoras (en el exterior). Las primeras pueden ser móviles (…) En la próxima fase de desarrollo de la arquitectura, la planta debe desaparecer por completo.

Ese mismo año, Gerrit Rietveld, colaborador de De Stijl, finaliza la vivienda paradigma de la ‘planta libre’ y la versatilidad: la casa Rietveld-Schröder. Los tabiques de la planta alta de esta vivienda son móviles y se pueden retirar completamente para, casi de inmediato, convertir esta planta en un espacio único, libre de particiones.

En este camino hacia la versatilidad, Mies van der Rohe tuvo una importante aportación con su edificio de viviendas de 1927 para colonia Weissenhofsiedlung en Stuttgart, una de las Siedlungen o colonias residenciales construidas durante la República de Weimar, tal vez la más famosa.

1927. Weissenhofsiedlung. Stuttgart

La colonia Weissenhofsiedlung fue el inicio de un programa de construcción de viviendas obreras promovido por el ayuntamiento de Stuttgart. El Deutscher Werkbund confió la organización de la colonia a Mies van der Rohe, quien diseñó el trazado urbanístico e invitó a un grupo de arquitectos afines a aportar sus ideas construidas a una exposición titulada Die Wohnung (la vivienda). Entre ellos estaba los alemanes Behrens, Gropius, Scharoun, Poelzig y Hilbersseimer, el suizo-francés Le Corbusier, el holandés Oud, el austriaco Franck y el belga Bourgeois. La única restricción para los diseños era la organización de la parcela, y todos los participantes acordaron adaptarse a ciertos rasgos estilísticos, en concreto al uso de la cubierta plana.

Se buscaba la economía, un razonable precio de alquiler y un tamaño adecuado para familias con ingresos limitados. Tan sólo Mies, Gropius, Behrens y Oud pensaron en la producción en serie. Los demás diseñaron viviendas para familias más bien de clase media alta.

La exposición abarcaba prototipos para casas unifamiliares, viviendas en hilera y bloques de viviendas de tres y cuatro plantas.

1927. Weissenhof, Cartel y plano general

Mies establece en las viviendas de su bloque una distinción clara entre las instalaciones y el resto de la casa. Lo primero, escaleras y zonas húmedas, quedan fijas mientras que el resto se concibe variable, a gusto del usuario. De este modo, el ocupante podía compartimentar los espacios de su vivienda con paredes, ligeras o  móviles, colocadas según su criterio. Como afirmaba en la memoria del proyecto:

“Si nos limitamos a disponer como piezas fijas únicamente las cocinas y los cuartos de baño, en razón de sus instalaciones, y decidimos entonces distribuir el resto de la superficie de la vivienda con tabiques móviles, creo que con estos medios puede satisfacerse cualquier programa razonable de vivienda”.[1]

La indefinición inicial de las areas sin instalaciones de las viviendas, dejando a los propios usuarios la elección de la distribución, unida a la posibilidad de levantar las divisiones interiores con tabiques ligeros fácilmente transformables, convierte a estas viviendas en indeterminadas y adaptables. Si las divisiones son móviles, los usuarios pueden modificar los espacios al momento, siendo sus viviendas versátiles.


[1]  Kenneth Frampton: Historia crítica de la arquitectura moderna. GG, México, 1983. Edición 2009, p.166.

1927.Mies van der Rohe.Weissenhof. Plantas

1927. Mies van der Rohe. Weissenhof. Fachadas e interior

1927. Mies van der Rohe. Weissenhof. Planta vacía y diferentes posibilidades de vivienda

"En este proyecto, Mies aplicó el concepto de flexibilidad en todas sus acepciones. En primer lugar, la estructura permite distribuciones diferentes que pueden variar a largo plazo; en segundo lugar, excepto la cocina y el cuarto de baño, los espacios no tienen asignado un uso específico, sino que los propios residentes pueden decidir cómo ocupar las distintas habitaciones; y, en tercer lugar, el uso de particiones correderas significa que los habitantes pueden modificar físicamente los espacios. Este nivel de flexibilidad pretende que los apartamentos tengan una vida útil más larga. En el corto plazo, pueden alterarse para que se adapten a las actividades cotidianas de las familias o para dar cabida a familias que crecen y cambian. A largo plazo, los interiores pueden reconstruirse para crear unidades distintas dentro de la estructura del edificio".[1]

Este proyecto fue el primero en que Mies utilizó una estructura metálica. Gracias a ella la presencia estructural se limitó a unos pequeños perfiles, lo que permitió abrir grandes huecos en los muros exteriores

[1]  Hilary French: Vivienda colectiva paradigmática del siglo XX. GG. 2008, p.48.

1927. Mies van der Rohe. Weissenhof. Estructura y foto estado inicial

1927. Mies van der Rohe. Weissenhof. Estado actual

En la misma línea de Mies en cuanto a crear un núcleo fijo y dejar variable el resto de la vivienda, Le Corbusier concibe, en 1930, la unidad VR de su Ville Radieuse. Esta vivienda constituye otro gran ejemplo de versatilidad, puesto que sus tabiques correderos permitían variar completamente su interior.