Mostrar

Bauhaus prefabricación


Arquitectos:
Gropius, Meyer y Breuer

Lugar:
Dessau

Año:
1923

Estado:
Construido

Atributos:

Tipologías:
:
Etiquetas:
:

1920-35. Prefabricación y producción en serie

Entre 1920 y 1935 hubo variadas propuestas residenciales que exploraron la prefabricación de las viviendas. De todas ellas podemos destacar las siguientes:

 

ANTECEDENTES

Henry Ford comenzó a producir automóviles de forma industrial en 1908. Cuatro años más tarde incorporó una cadena de montaje en el proceso de fabricación del modelo Ford T. El éxito fue tan aplastante que, en 1921, la mitad de los automóviles fabricados en el mundo eran Ford T.

En 1919 se funda la Bauhaus, en Weimar, con Walter Gropius como director. La escuela incorporó y asumió algunos de los propósitos del Werkbund alemán, sobre todo los referentes a que “la máquina”, combinada con las técnicas de la producción en masa, debía emplearse para desarrollar los artículos de la sociedad industrial como el mobiliario, objetos utilitarios, materiales para revestir paredes, tejidos, joyas... 

Un año después, en 1920, Buster Keaton (1891-1966) rueda, con tan solo 29 años, One week, la primera película en la que participa tanto en el guion como en la dirección. En ella una pareja de recién casados recibe, como regalo de boda, una parcela y una casa prefabricada. La casa les llega en una caja de madera, con un manual de instrucciones. Esta película fue precursora de tres conceptos arquitectónicos: la casa prefabricada, la casa remolcada y la casa giratoria.

En 1923, en EEUU, Frank Lloyd Wright planteó también una vivienda prefabricada y móvil. Era una Casa flotante para dos personas que Wright dibujó para una colonia de verano en Esmerald Bay, Lake Tahoe, California.

En 1923 Le Corbusier publica Vers une Architecture, donde afirma que “la casa es una máquina para habitar” e incita a crear el estado de ánimo necesario para la producción de viviendas en serie.

Ese mismo año se publica en alemán My life and work, el libro de Henry Ford, en cuyo prologo Ford afirma que la intención de su libro era “demostrar con claridad que las ideas que nosotros hemos empleado se pueden aplicar en todos los campos”.

En Alemania se publicaron trece ediciones en un solo año y Mies van der Rohe, sin duda influido por él, escribe, en 1924, en su artículo “Construcción Industrial”: “Creo que la industrialización de la construcción es el problema central de nuestro tiempo. Si conseguimos llevar adelante esta industrialización las cuestiones sociales, económicas, técnicas y también artísticas se resolverán automáticamente”.

La Bauhaus se contagia también de este espíritu de fabricación en serie. En 1923 su director, Walter Gropius, adopta un enfoque “constructivista” y, a partir de entonces, en la escuela se suceden numerosos proyectos de casas prefabricadas diseñadas para ser producidas industrialmente.

 

1919-33. Bauhaus. Walter Gropius, Adolf Meyer y Marcel Breuer

Gropius coincidía con Le Corbusier en que la “máquina” liberaría al individuo y le proporcionaría más tiempo libre y mejor calidad de vida. También pensaba que la elaboración masiva de productos los haría más accesibles. Pero, ante la duda de si la prefabricación de las viviendas debía incorporar o no la posibilidad de individualización, Gropius afirmaba que: “Subsiste la adecuada libertad para que el carácter individual o nacional halle su expresión, exactamente como en el caso de nuestras ropas; sin embargo, todos esos edificios llevarán el sello de nuestra era”.[1] Gropius mostraba de esta forma una voluntad de proporcionar una libertad de combinación de los elementos estándar prefabricados, según los distintos modos de vida y costumbres de los futuros habitantes, pero sin perder la estética moderna de la nueva era.

A partir de este momento Gropius comenzó a experimentar con la construcción de viviendas creadas mediante la combinación de componentes que pudieran ser ensamblados y combinados de diversas maneras, susceptibles también de ser ampliadas. Gropius perseguía la creación de una casa prefabricada adaptable y progresiva. Veamos algunos de sus intentos:

Entre 1922 y 1923 Walter Gropius y Adolf Meyer trabajaron sobre un sistema prefabricado de vivienda que denominaron Baukasten. Este sistema consistía en unos bloques prefabricados que podían unirse o sumarse de diferentes modos, con gran variedad de combinaciones. Gropius se refería a él como un juego de niños a gran escala con el que, según el número de habitantes y sus necesidades, diferentes modelos de bloques de “máquinas de habitar” se irían uniendo o separando. Los materiales exteriores también podían ser combinados de muy diferentes formas. Aunque Gropius y Meyer llegaron a desarrollar unas maquetas, destinadas a ayudar a los arquitectos a orientar a los clientes, el sistema nunca se desarrolló.

[1]  Walter Gropius. Alcance de la arquitectura integral. Ediciones La Isla, Buenos Aires,1970, p.1.

1922. Walter Gropius y Adolf Meyer: Baukasten. maqueta

1922. Walter Gropius y Adolf Meyer: Baukasten. Esquema

Los primeros experimentos prefabricados, diseñados y construidos por Gropius, fueron las viviendas dúplex para los profesores del Bauhaus de 1925, las viviendas para Törten, construidas entre 1926 y 1928 y su vivienda para la exhibición de Weissenhofsiedlung de 1927, en Stuttgart. Los tres tenían un escaso grado de prefabricación, de modo que la mayor parte del trabajo se realizaba en el emplazamiento, con técnicas de construcción convencionales. Pero, además, las tres viviendas no admitían ni transformaciones ni crecimiento puesto que su sistema de ensamblaje no era desmontable.

1925. Walter Gropius: Viviendas para los profesores del Bauhaus

Entre 1931 y 1932 Walter Gropius colaboró con la empresa Aron Hirsch e Hijo, dedicada a la construcción de casas prefabricadas. Las viviendas que ofertaban eran exteriormente de cobre y podían ser ensamblabas, en el propio terreno, en 24 horas. Gropius propuso a la empresa nuevos modelos y mejoras en la construcción, pero la carrera armamentista del nacionalsocialismo alemán limitó el uso del cobre para destinos no militares y las casas tuvieron poco éxito comercial.

Estas casas de cobre fueron publicitadas como casas para colonos judíos que deseaban trasladarse a vivir a Palestina. 

1931. Walter Gropius: Casas de cobre

Otro de los arquitectos de la Bauhaus volcado en estos años en las casas prefabricadas era Marcel Breuer

Desde 1925 Breuer realizó numerosos proyectos de viviendas prefabricadas. Uno de ellos fue su casa Bambos, para Dessau, destinada a los jóvenes maestros de la Bauhaus. Las viviendas se creaban mediante un sistema de elementos prefabricados con “esqueleto de acero con planchas de relleno montadas en seco”. Constaba de una zona de vivienda al nivel del jardín y un taller en el piso superior, Eran dos cubos iguales, el superior delicadamente apoyado por cuatro finísimos pilotis y suspendido por una estructura de cables tensados, una clara referencia a las sillas voladas que Breuer había diseñado en los años anteriores. En la vivienda, sus dos piezas principales se podían dividir mediante tabiques intercambiables según las necesidades: hombre y mujer, padre e hijos, día y noche…

1925. Marcel Breuer: Casa Bambos para la Bauhaus