Mostrar

Casa Wichita


Arquitectos:
Buckminster Fuller

Lugar:
EEUU

Año:
1946

Estado:
Construido

Atributos:

Tipologías:
:
Etiquetas:
:

1935-55_Prefabricación

Durante la II Guerra Mundial, Buckminster Fuller en EEUU y Jean Prouvé en Francia lograron que algunos de sus proyectos de prefabricación fueran adoptados por sus fuerzas armadas.

En EEUU, las casas Quonset, que comenzaron a fabricarse como alojamiento para las bases navales americanas, siguieron vendiéndose con gran éxito al acabar la guerra como viviendas privadas.

Tras el fin de Guerra, en muchos países se emprendieron programas destinados a reutilizar las fábricas de armamento para la construcción de casas. Destacamos dos:

 

1946. Buckminster Fuller: Casa Wichita

El ejemplo más famoso del programa americano de reutilización de fábricas de armamento para la construcción de viviendas fue un experimento fallido: la casa Wichita (1946).

Sus protagonistas fueron la Beech Aircraft Company y Buckminster Fuller, contratado por esta fábrica de aviones de Wichita, Kansas, para diseñar una adaptación de su Dymaxion House de 1929.

En 1944 muchos obreros de las fábricas de aviones de combate americanos empezaron a buscar un nuevo empleo. Como muchos de ellos vivían en caravanas surgió la idea de construirles casas prefabricadas. La Beech Aircraft Company pensó entonces en Fuller, que estaba fabricando su Dymaxion Deployment Unit para uso militar. Fuller dio conferencias a los empleados de la fábrica y sus esposas sobre la nueva casa que aseguraría su futuro. La casa Wichita era una evolución de su Dymaxion House, pero con planta circular, perfil aerodinámico, ventilador giratorio en la cubierta e instalaciones conectadas al núcleo central. La casa contaba con tabiques radiales que incorporaban dispositivos rotatorios de almacenamiento. Estos tabiques dividían la planta en 5 partes: un estar, dos dormitorios, una cocina y el vestíbulo de entrada.

La estructura también era revolucionaria: consistía en un forjado de acero suspendido del cable central mediante una combinación de cables tensores y un anillo de compresión, como las ruedas de bicicleta.

El revestimiento externo era de Duralumin brillante, el mismo material usado para fabricar el avión Beech, con una franja de plexiglás fijo para la entrada de luz.

La construcción era susceptible de ser desmantelada para ser trasladada a otro lugar.

1946. Buckminster Fuller: Wichita house. Planta y maqueta interior

1946. Buckminster Fuller: Wichita house. Montaje

Se llegaron a montar dos prototipos de la casa Wichita. Tras el primero de ellos la fábrica recibió encargos a buen ritmo. En 1946 había 37.000 pedidos y estaba prevista la producción de 250.000 unid/año a 6.500 $/unid.

Todos los componentes de la casa se podían introducir en un contenedor cilíndrico de 4,8 x 1,3 metros, de forma que 8 de estos tubos ocupaban un único vagón de ferrocarril. La casa se podía levantar en 200 h, lo que suponía el trabajo de 16 hombres durante 2 días.

Sin embargo, la producción nunca empezó y tanto Beech Aircraft como Fuller se echaron mutuamente la culpa del fracaso.

1946. Buckminster Fuller: Wichita house. Interiores

1946. Buckminster Fuller: Wichita house. Dispositivos rotatorios de almacenamiento incorporados en los tabiques

1946. Buckminster Fuller: Wichita house. Buckminster Fuller delante del prototipo. Sistemas de cortinas