Mostrar

Hacia una arquitectura plástica


Arquitectos:
Theo Van Doesburg

Lugar:

Año:
1924

Estado:
Texto

Atributos:

Tipologías:
:

Etiquetas:
:

1920-35. Planta libre y flexibilidad interior

Los experimentos de la segunda mitad del siglo XIX con las nuevas estructuras de acero y hormigón llegaron a la vivienda colectica con el cambio de siglo. Las nuevas técnicas y materiales permitían crear estructuras porticadas que liberaban los muros interiores y las fachadas de su antigua función sustentante. Los primeros ejemplos de estas nuevas posibilidades técnicas fueron la casa Tassel (1893), en Bruselas, de Victor Horta, con estructura metálica, y el edificio 25 bis de la rue Franklin (1903) en París, de Auguste Perret, en hormigón armado. Este progreso fue recogido por Mies van der Rohe, en su proyecto para el concurso de un nuevo rascacielos de vidrio para la Friedrichstrasse de Berlín (1921).

Este gran avance estructural dotó a la arquitectura de una nueva libertad compositiva, bautizada por Le Corbusier en 1926 como planta libre y fachada libre. Este adelanto provocó una profunda revolución conceptual en toda la arquitectura, y permitió la aparición de variadas propuestas residenciales que exploraban la versatilidad y la adaptabilidad de las viviendas. De entre todas ellas podemos destacar las siguientes:

 

1924. Theo van Doesburg: manifiesto “Hacia una arquitectura plástica”

En 1924, el arquitecto holandés Van Doesburg, fundador en 1917 del grupo De Stijl, publica Hacia una arquitectura plástica, recogiendo sus 16 principios arquitectónicos, síntesis de De Stijl.

El octavo dice: La nueva arquitectura ha abierto las paredes y ha eliminado la división entre interior y exterior. Las paredes han dejado de ser portantes, solo son puntos de apoyo suplementarios. El resultado es una planta nueva, abierta, completamente distinta de la clásica, pues el interior y el exterior se interpenetran.

El noveno afirma: La nueva arquitectura es abierta. El conjunto está formado por un espacio, dividido de acuerdo con las diferentes exigencias funcionales. Esta subdivisión se realiza mediante superficies divisorias (en el interior) o superficies protectoras (en el exterior). Las primeras pueden ser móviles (…) En la próxima fase de desarrollo de la arquitectura, la planta debe desaparecer por completo.

Ese mismo año, Gerrit Rietveld, colaborador de De Stijl, finaliza la vivienda paradigma de la ‘planta libre’ y la versatilidad: la casa Rietveld-Schröder. Los tabiques de la planta alta de esta vivienda son móviles y se pueden retirar completamente para, casi de inmediato, convertir esta planta en un espacio único, libre de particiones.